KARMA… BUENO, MALO, SALDADO..

Posted on 28 mayo, 2011. Filed under: Sin categoría | Etiquetas: |

El libre albedrío nos confiere una libertad enorme para expresarnos y es uno de los mayores dones que Dios nos ha concedido por ser cocreadores. El karma guarda una relación directa con el libre albedrío. Esta lección trata sobre el funcionamiento de esa relación y sobre los modos en que hacemos karma. Así mismo, te muestra que nosotros poseemos las llaves de nuestro destino y examina las maneras que tenemos de usar la Luz y la Energía como parte integral de nuestro desarrollo espiritual.

Al calificar la Luz nos creamos

La Fuerza vital que fluye por el cordón cristalino nos llega como energía pura, cristalina. Se trata de energía no calificada, exenta de características o virtudes impresas en ella. A medida que la Luz de la Presencia YO SOY fluye a través de los chacras, va impregnándose de la vibración específica de su rayo espiritual.

Las personas califican continuamente la Luz por medio de sus pensamiento, sentimientos, palabras y acciones. El proceso de calificar o colorear sucede de manera automática al fluir la Luz por los chacras.

Las elecciones que efectuamos por medio del libre albedrío, ya se expresen conciente o inconcientemente, determinan el modo en que calificamos la energía que fluye por nuestro ser y el tipo de karma que estamos haciendo.

Karma: Ley de Vida

La palabra karma aparece cada vez más en los medios de comunicación y se está convirtiendo cada vez más en un término familiar. Pese a ello, su significado no siempre está claro. La gente suele interpretarlo como una especie de suerte o destino echado al azar, y sin embargo, está lejos de ser un hecho fortuito. Es, en realidad, una ley muy precisa de la Vida, y cualquiera que busque un sendero espiritual necesita una minuciosa comprensión de cómo opera.

¿Qué sifnifica, pues, karma? karma es una palabra sánscrita que quiere decir “acción” o “acto”, concepto que incluye todo pensamiento, sentimiento y toda palabra hablada.

El karma, tal como aparece en nuestra vida, es el resultado acumulado de toda la energía que hemos puesto en circulación a sabiendas o ignorándolo. Lo que hemos elegido por medio de nuestro libre albedrío ha calificado la Luz y la Energía de manera adecuada o inadecuada. Cada elección trae como consecuencia ciertos resultados, los cuales pueden clasificarse como karma bueno (positivo) o karma malo (negativo).

Vínculos kármicos entre individuos

A menudo hacemos karma con otras personas: aquellos con quienes intercambiamos energía o que son los destinatarios de la que enviamos. De todos modos, aunque la mayor parte del peso kármico obedece a ese hecho, también es posible hacer karma con los animales o con otros ámbitos de la vida, como por ejemplo, con una organización.

Cuando se genera karma entre dos personas se crea un vínculo entre ellas, para bien o para mal, que puede hacer que se encuentren de nuevo una y otra vez. Si el intercambio de energía es positivo, puede resultar en una bonita amistad que quizá dure toda la vida o incluso se prolongue una vez esta termine. Si el karma, por el contrario, es negativo, puede derivar en una relación compleja cuya resolución requiera tiempo y esfuerzo. Todos hemos tratado con una persona difíci una vez en nuestra vida, con la que da la sensación de que seguimos “tropezando”. La razón está en el karma negativo, que tiende a poner constantemente en contacto a uno con otro hasta que aprendamos la lección que la relación entre ambos ha de enseñarnos.

Exite además del karma individual el “karma de grupo”. Este tiene lugar cuando las familias, ciudades o naciones enteras han hecho karma unas con otras. Encontramos casos de karma negativo de grupo entre grupos étnicos o religiosos cuyas hostilidades se han prolongado durante siglos. Los desastres naturales como sequías, hambrunas, terremotos e inundaciones constituyen ejemplos de cómo el karma de grupo puede retornar a comunidades o naciones enteras: son las consecuencias de actos cometidos o consentidos como grupo.

Las Leyes del Círculo y de la multiplicación

Hemos de explorar otros dos conceptos si queremos adquirir una comprensión más plena del funcionamiento del karma. El primero es el de la Ley del Círculo, también conocida como la Ley de los ciclos. Esta Ley espiritual establece que la energía que Dios y el hombre ponen en movimiento siempre regresa a su punto de orígen. El segundo concepto es la Ley de la multiplicación, la cual se basa en el principio espiritual consistente en que “los semejantes se atraen”.

El karma cumple esas leyes: trae de vuelta a tu umbral toda energía que hayas enviado al mundo, y la trae multiplicada o intensificada porque reúne más energía de la misma clase en su trayecto de regreso a ti.

Para ti con el cariño de siempre
My Criztal

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: