ENCUENTRO

Posted on 17 febrero, 2010. Filed under: Sin categoría | Etiquetas: |

ENCUENTRO
6 de la mañana… la luz del dia comenzaba a darle forma, a las
fantasmóricas sombras de la noche… pesada, pegagosa y sombria, donde
el alcohol adormece el pensamiento, y se apagan las risas falsas de una
fiesta efímera y solitaria.
Sin querer extiende su brazo… y la punta de sus dedos roza levemente,
la aterciopelada piel que cubre un pecho femenino… Se sobresalta,
Tembloroso observa ese rostro tan bello como desconocido… el temor de
despertarla lo sorprende,… fervorosamente, su mente busca en los
recuerdos, pero no logra saber su nombre… ni como llegó a su cama.
Se levanta cautelosamente y prepara el desayuno. Su pareja ocacional
despierta y casi tan sorprendida como el… pregunta….. ¿Donde estoy?
Alfredo sin contestar, le alcanza un cafe, y le dice: bajemos, tengo el auto abajo, te llevo a tu casa.
Una hora hablaron de cosas banales, Alfredo no sabia como preguntar
donde vivia, el temor de sentirse sorprendido en un imperdonable olvido
retrasa la pregunta, Una mujer totalmente desconocida para el, y sin
siquiera saber como llego a su pequeño departamento… Los ojos
juguetones de Maria… lo sacan del apuro, como si adivinara su
confusión… No Alfredo, te has equivocado de calle, yo vivo en avenida
del Libertador 34
2
El viaje de vuelta fue rápido y sin sobresaltos, en pocos minutos se encontraba nuevamente en el salon de su departamento.
Sonreia… pero poco a poco se fue transformando en una mueca, a cada
minuto el dolor del pecho le subia a la cabeza hasta volverlo casi
loco…. sentado, con los codos apoyados en la mesa y la cabeza
suspendida entre sus manos… parecia una película que una falla dejó
paralizada, El único movimiento visible eran las sombras de la noche
que bajaban sobre su pensamiento y los muebles volvian a tomar esa
forma imprecisa, vaga…a cada minuto, todo se obscurecia… todo se
volvia sombras, noche, soledad y dolor…
Pesadas lágrimas acompañaron el dolor, por su mente pasaban todas las
preguntas… ¿Cuantas mujeres pasaron por mis manos?… la cuenta no le
daba menos de cien. Y… sin embargo este profundo dolor de soledad y
tristeza se apoderaba de su vida. ¿Que me pasa? (se preguntaba). ¿Que
me falta?- Sin embargo todas estas preguntas y muchas otras mas, no
podian acallar el grito que se convertia en dolor, a cada momento….
¿Que tiene la mujer que aun yo no he podido conocer?… ¿Por que?.. no
he podido retener, en la efímera poseción de un cuerpo la sublime
sensación de plenitud. ¿Que se oculta del otro lado de un orgasmo?…
¿Por que? este vacio profundo como un abismo sin fin, que va despojando
mi alegria, y mi razón
Esta pregunta lo torturaba…. sabia que hasta ahora habia usado para
su propio halago a cuanta amiga cruzó por su camino… pero…
dolorosamente comprendia que fue usado. Miserablemente usado, como a un
semental que luego de cumplir con su objetivo, se desecha, o se lo
convierte en buey de carga, inutil, y despreciado, inservible para cosa
alguna, destinado al matadero terminando sus dias solo y olvidado…
Sabia que algo debia tener la mujer, algo, que él no conocia…
3
Amanece, en la soledad de su ahora certeza de error…. toma una muda
de ropa y parte sin rumbo fijo, hacia lo mas lejos que pueda de su
dolor y de si mismo….
van cruzando por su recuerdo, una serie interminable de rostros
femeninos, algunos sonrientes, otros tristes… algunos ojos preguntan
y preguntan… otros simplemente lloran, todos son lejanos, ausentes,
irremediablemente ajenos….
En una playa del sur, recrea su pesada soledad de desamparo, dolor, y
sombras, bajo un sol tibio que calienta su sangre a pesar de si mismo.
Ensimismado en sus pensamientos… no advierte de la presencia de
Julia… que hace ya un buen tiempo lo observa en silencio a una
prudencial distancia….
4
Julia… una mujer joven, hija de la tierra, de sonrisa franca, de
movimientos poco refinados, pero enteramente autenticos, baja a la
playa a tomar un descanso, en las tareas que le imponen sus
obligaciones en la granja.
Alfredo siente esa mirada pesada en su espalda…y violentamente se vuelve.
El impacto lo paraliza…. el mar desaparece…. la playa se diluye…
una fiebre inexplicable sube a su corazon…. y un incontenible llanto
salado como las olas, baja por sus mejillas abriendo surcos de fuego en
su rostro….
Todo se olvida…. de pronto, vuelve a ser un niño indefenso frente a
la incomprensible realidad que lo rodea…. Queda paralizado…. y…
resignado, vuelve sus ojos al mar… como perdonándose tanto
atrevimiento…
5
Alfredo vuelve al pueblo, alquila un modesta pieza, para dormir, pero
la inquietud lo desvela, no puede apartar sus ojos de Julia… la
recuerda… la recorre con su afiebrada imaginacion… una y otra vez,
la ve a su lado… Pero la dura realidad lo trae a la certeza de saber
que ya…no la volveria a ver…..
una y otra vez recorre sus pasos por la misma playa donde estuvo, con
la secreta esperanza de encontrarla. Se reprocha el no haber intentarlo
abordarla…. se atormenta por una pérdida, que tanto le duele… sin
haberla tenido…. Ya, va cayendo la tarde… y sus pasos lo llevan a
la estacion para tomar el obnibus que lo aleje definitivamente de la
unica persona que amó, aún sin saberlo.
6
Julia vuelve a la granja, durante la noche cree escuchar los pasos de
Alfredo, que no conoce… sueña con la dulzura de unas caricias que
nunca tuvo… suspira su cobardia de no haber hecho nada, por conocer a
ese joven que turbo su tranquila existencia…. ¡¡tantas fantasias!!…
Sabe Julia, que irremediablemente, habia perdido para siempre, la unica
oportunidad que le daba la vida, para conocer el amor…
Se embota trabajando para no pensar… y al caer la tarde, ya su vida
vuelve lentamente a la acostumbrada monotonia diaria. Recuerda con
tristeza y pesadumbre que aceptó reemplazar a una amiga para que pueda
acudir a la cita con su novio. Vender pasajes no era precisamente de su
agrado
entra a la diminuta cabina, con desgano, coloca el cartel de “ABIERTO”,
y… mientras va subiendo la cortina, va viendo despacito, el cuerpo de
un hombre, que, parado espera el primero en la cola… Ella, sin saber
por que… se turba… a medida que la tela sube… va dejando al
descubierto, el inconfundible rostro de Alfredo, que la mira
sorprendido… Se miran durante un par de eternos minutos, y finalmente
Julia se escucha diciendo ”Que quiere”…con sorpresiva frialdad.
Alfredo titubeando dice…. no… nada… esperaré aca hasta que
termines tu turno…
7
Alfredo estaba turbado, su anterior seguridad cae al suelo, desarmando completamente la iniciativa…
Caminan por esas calles vacias, hablan de todo, se rien sin motivos, al
pasar por el frente de un jardin… Alfredo corta una rosa, y se la
entrega a Julia… ella la toma, se sonroja, y continuan en silencio
hacia la casa de Julia…
Era ya noche cerrada cuando llegan a la puerta de su casa… Julia por
cortesia lo invita a entrar, le dice que es muy tarde para volver a la
pensión, y le ofrece un sofá en el comedor para pasar la noche…
Alfredo acepta…
Julia va a su cuarto, y como sin querer se acuesta, dejando la puerta
abierta….. Alfredo se deja caer en el sofa, en el cuarto contiguo,
pero no apaga el pequeño velador. Su mente recorre una y mil veces la
distancia que lo separa de la cama de Julia… pero algo extraño lo
encadena en su lugar sin dejarlo levantar….
Su pensamiento es afiebrado… sabe que tiene todas las posibilidades
de hacerla suya esa noche…. pero con un tremendo esfuerzo resiste esa
tentacion, porque el temor de tenerla una noche y luego perderla para
siempre…. le hace temblar de miedo….
Llega por fin la mañana… Alfredo queda ese dia y el otro y el otro en
casa de Julia… habia visto lo que tanto buscaba… y no sabia…. el
alma de una mujer… desde ahora, debia con el tiempo, descubrir el
profundo sentir del corazon de su Julia.

Roberto Learsi (Felman)

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: