Archive for 27 mayo 2009

LA LUZ LLAMA A LA LUZ

Posted on 27 mayo, 2009. Filed under: MENSAJE |

LA LUZ LLAMA  A  LA  LUZ

Esto lo recibí en mi correo. Nos puede ayudar a cambiar el mundo.

“La luz llama a la luz”

(Por Julio Andrés Pagano)

Este mensaje viene a impulsar lo que internamente sentís. Es el

momento de ir por la vida entrelazando corazones, para multiplicar el

campo de energía sutil que ayudará a que florezca una humanidad más

consciente. El entramado cósmico debe alcanzar una dimensión más

profunda. Es tiempo de co-crear redes dinámicas, para que fluya el

amor y renazca la armonía. La luz llama a la luz, para despertar

conciencias.

Tu ser superior lo sabe. Vinimos para expandir una frecuencia

cristalina que ilumine las tinieblas. Desde el punto de vista

evolutivo, hay que dar un paso más. Sos de los que no se desanima, por

más que la realidad se disfrace de caos para jugar a amedrentarte. Es

por eso que sé que estas palabras no pasarán desapercibidas. Lo que

voy a decirte resonará en tu alma, porque esta charla ya la tuvimos en

donde no existía el tiempo.

Ondas de amor. Torrentes de confianza. Flujos de alegría. Corrientes

de abundancia. Así fuimos agendando de qué manera podríamos llamar a

los infinitos hilos que iríamos trenzando, de corazón a corazón, para

conformar redes que anclen de manera activa el entramado de luz. Nos

comprometimos al servicio de amplificar el campo vibratorio, que

permitiría que todos recobremos la capacidad de volar más allá de

nuestros límites. No importa si aún no recordás nuestra charla, lo que

cuenta es que sientas el espíritu que anida en estas frases.

Estás muy atareado, lo sé. Esto no requiere que descontinúes lo que

tan sabiamente realizás. Implica hacer lo mismo, pero de un modo

diferente. Requiere que nuestras vibraciones se expandan, guiadas por

la voluntad, en múltiples direcciones, a medida que desarrollamos

nuestras actividades cotidianas.

Hoy salí a la calle y miré a un desconocido a los ojos, hice que mis

mejores intenciones viajaran a su corazón cuando le dije buen día. Vi

a un perro vagabundo, permití que mi sonrisa llegara al centro de su

pecho. Observé, con amor, a una planta y mientras seguía caminando la

acaricié con dulzura. También hice que el viento llevara mis

pensamientos, más puros, a volar hacia otras mentes. Así fui

disfrutando mi trayecto, sintiendo que, a cada paso, co-creaba una

resplandeciente red que unía a todos, sin distinción.

Nunca olvido tu eterna compasión, tu apoyo incondicional y tu

incansable entrega. Sé que con tus mejores pensamientos, palabras,

acciones e intenciones también co-crearás, conscientemente, otro

mágico entramado por donde fluirá la esencia luminosa de tu fuego

interno. Así iremos por la vida entrecruzando lazos de amor, paz y

esperanza, hermanando corazones para despertar conciencias. A través

de estas palabras, la luz llama a la luz y sonríe al abrazar tu alma.

Con el cariño de siempre

Criztal Fugaz

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

SIEMPRE HABRA UN MAÑANA!

Posted on 27 mayo, 2009. Filed under: MENSAJE |

 

SIEMPRE HABRÁ UN MAÑANA

 

El fracaso nos derrumba.

Se nos oscurece la vida y se nos pierde el camino.

 

Cuando nos muerde el dolor olvidamos toda la dicha vivida y nos parece que ya nunca podremos sonreír.

 

La
traición de los que creíamos más fieles nos hace desilusionarnos de la
amistad y caer en la duda. La calumnia nos hace sentirnos como niños
indefensos que cierran los ojos ante la amenaza y se encogen hasta la
estatura del polvo…….

 

Es como en las noches de insomnio en que parece que nunca llegará la madrugada.

Es así.

Lo sabemos por experiencia.

 

Y
es cuando necesitamos regar con nuestras lágrimas la esperanza que en
nuestro jardín ha de ser siempre la última flor que se marchita. Porque
no hay noche tan larga capaz de detener un día  nuevo.

 

Ni "Hay mal que dure cien años".

 

Es bueno pensar cuando llueve que esa tristeza fecundará la tierra para primavera.

 

Recordar que una salud radiante importa más que el tajo doloroso de un bisturí.

 

Cuando
alguien nos insulta cobardemente y nos apedrea el huerto frutal
corremos el riesgo de olvidar que ese árbol volverá a florecer y a dar
su fruto sin cansarse de dar…….

 

A media noche la pena y la derrota. Cuando atardece la desilusión.

Cuando se nos muere la risa como el sol.

 

Cuando
se nos apaga una llama que hemos cuidado tanto para alumbrarnos en las
tiniebla inevitable, es consolador y entusiasmarte recordar que :

 

SIEMPRE HAY UN MAÑANA


Hace 23 horas 
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

LA VERDAD DEL ESPEJO!

Posted on 27 mayo, 2009. Filed under: MENSAJE |

   

LA VERDAD DEL ESPEJO

 

Cualquier espejo normal da su mensaje. El espejo revela la verdad de nuestro rostro.

Quien huye de sí mismo acusa de mentiroso al espejo. A Quien vive creando imágenes

falsas de sí, imágenes que no corresponden a la realidad, cree que todos los espejos deforman.

Cubierto de máscaras, protegido por corazas, confundido dentro de sí mismo,

el hombre no siempre tiene interés en conocerse. El autoconocimiento implica reformular, cambiar la vida.

¡Dios mío, cómo temen los hombres recomenzar sus vidas! ¡Cómo nos obstinamos

 en descender a la zona más profunda de nuestra personalidad!

2. Recomenzar la vida exige dolorosos viajes al interior. Y son pocos los “turistas” que

aceptan ese tipo de viajes, el viaje hacia la zona más profunda de nuestra personalidad.

El viaje nos asusta. Recomenzar la vida nos asusta todavía más. Porque

recomenzar la vida implica romper, cambiar.

Recomenzar exige desinstalarnos. De cosas, de personas. Cortes dramáticos, cortes

profundos. ¡Cómo nos cuesta realizarlos! Cambiar de camino, abandonar posiciones,

modificar metas, golpearnos el pecho, hacer un acto de humildad, pedir perdón a Dios,

a nosotros mismos y a los demás… ¡Cómo huimos de estos encuentros existenciales 

  

 

 

 

 

 
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

SUCEDIO EN UN TREN

Posted on 17 mayo, 2009. Filed under: Sin categoría | Etiquetas: |

Un tremendo dolor de cabeza martilleaba sus sienes, y aquel ruido
machacón de las bielas del tren moviéndose frenéticamente no hacía sino
empeorarlo. Abrió los ojos lentamente, pero no pudo enfocar claramente
a su alrededor. Un flash, un dejavú lo asustó: luces de neón, rojas,
verdes, azules; una paleta de colores que por un instante le cegó.

Con trabajo abrió la puerta de aquel compartimiento, y salió al
pasillo del tren. Extrañado y con paso tambaleante, se dirigió hacia la
ventanilla del pasillo, justo enfrente del compartimiento. Aparte del
ruido de fuera, el interior estaba dominado por una calma extraña, un
silencio casi sepulcral que le ponía los pelos de punta. Miró hacia la
derecha, luego hacia la izquierda: nadie. Apoyado en el poyete de la
ventanilla observó los cipreses que pasaban velozmente frente a la
ventanilla y el anaranjado del cielo que se cernía abrumador sobre la
línea del horizonte en aquel atardecer pesado.

Por un momento, incluso, allí a lo lejos, pareció ver cómo se
alejaban las siluetas de los edificios de una gran ciudad, y entre
ellos, asomando majestuosa, le pareció ver el corte puntiagudo de la
Torre Eiffel.”¿París?”, pensó. “No, es imposible. Algo está mal. Creo
que no debería estar aquí… pero ¿por qué? ¿qué hago aquí?. No puedo
recordarlo. Ni siquiera recuerdo quién soy”.

Intentó recuperar poco a poco el equilibrio que había perdido por
culpa de ese dichoso mareo. Chasqueó la lengua para eludir el sabor
pastoso de su boca a alcohol… alcohol y algo más… Estuvo así unos
minutos, intentando recordar qué hacía allí, quién era, cuando sintió
el leve roce de un brazo golpearle la espalda. Al girarse para mirar,
se encontró con los ojos más expresivos que había visto nunca. Unos
ojos capaces de volver azul y limpio aquel cielo anaranjado y pesado
con una sóla mirada. Por encima del hombro se fijó en el numero del
compartimiento del que pocos minutos antes había salido: el 38

“Perdón” contestó la chica mientras bajaba su mirada en un gesto muy
femenino; “lo siento, pero es que me encuentro un poco mareada”,
continuó. “Me acabó de despertar y no recuerdo muy bien que hago aquí”,
dijo ella.

Él se extrañó. “Caramba, como yo. Tampoco puedo recordar como he
llegado hasta este tren. ¿En que compartimiento está usted?”… “Vengo
del 35″, dijo ella. Pero creo que estamos solos. No hay nadie mas en
todo el vagón. He intentado acercarme hasta el siguiente vagón, pero no
he podido abrir la puerta de acceso. Ahora me dirigía hacia la otra”.

Nerviosos, sin poder controlar el movimiento de sus cuerpos, tanto
por el movimiento del tren como por su estado, fueron todo lo rápido
que pudieron, echando una mirada en el camino a todos los
compartimientos que iban encontrando. Vacíos. Todos vacíos. Se miraron.
Pero la sorpresa fue aún mayor cuando miraron a través del cristalillo
de aquella puerta trasera. Nada… no había nada. Más paisaje, pasando
rápidamente ante sus ojos. No había ningún otro vagón.

Al poner las manos sobre la puerta, un nuevo flash cruzó su mente:
entre nieblas y grises, vió sus propias manos empujando otra puerta de
madera desvencijada, mientras aquellas luces de colores quedaban a su
espalda. ¿Qué era aquel lugar? Por un instante quiso recordar mucho
ruido, gente, y su pecho se hinchó de excitación. Empujaron la puerta
del vagón con todas sus ganas, pero no cedió: atrancada también. El
pánico empezó a apoderarse de ambos. Estaban encerrados allí dentro.

Corrieron como alma que lleva en pena a lo largo del pasillo, como
si un rayo fugaz les hubiera abierto la mente, en dirección a la
primera puerta. De repente, ella se paró. Cuando se dio cuenta, él se
giró y observó atónito los ojos desencajados de ella. Siguió su mirada
a través del cristal. ¡¡ Venecia ¡! Aquello que los rodeaba eran
canales, y la silueta que ahora se dibujaba al fondo, recortada en el
horizonte era la cúpula de San Marcos. Las ideas se le agolpaban en la
mente, sin orden ni concierto. Sin una explicación plausible. No podía
ser. No hacía ni 10 minutos había visto recortada la silueta de la
Torre Eiffel. Estaba seguro que era París… ¿cómo podían estar ahora en
Venecia? Aquéllo era una locura.

Un nuevo traqueteo imprevisto del tren, lo empujó contra ella. Sus
hombros volvieron a chocar. Sus miradas se cruzaron… había algo en
aquellos ojos… pero no podía recordarlo bien. Se vio nuevamente
abriendo aquella puerta de madera desvencijada. Una pequeña habitación,
con mosaicos blancos. Un lavabo. Y esos ojos, esa mirada. El cosquilleo
que ahora mismo recorría su estómago…

Volvió a la realidad, si es que aquéllo podía tener ese nombre. Se
volvió sobre sus pasos y de nuevo corrió hacia la primera puerta. Como
ella había dicho, estaba atrancada, pero también se fijó aterrado en
algo… al otro lado, tampoco había vagón. Era la máquina. Repentinamente
se dio cuenta que la velocidad iba en aumento, que los cipreses allí
fuera cada vez pasaban más deprisa; que la locura se desataba; que se
veían envueltos en una vorágine de acontecimientos de los que no tenían
ni idea, y de que se encontraban allí encerrados, solos y sin saber
cuál era el final de aquel trayecto. Desesperado se dirigió a la
ventanilla y comenzó a golpearla. Nada. Buscó en el compartimiento más
cercano algo con qué golpearla. Cogió el extintor, y lo lanzó contra
ella. Ni un rasguño. Aquella maldita sensación de agobio que le
laceraba el pecho. Y aquel maldito dolor de cabeza. No podía pensar.

El tren empezó a dar una curva amplia. Cada vez a mayor velocidad.
Por un momento pensó que descarrilarían y que sería el fin de aquella
pesadilla. A su lado pasaba ahora la Gran Muralla china. No pudo evitar
una carcajada; de nervios, casi de locura ya. De Venecia a la China en
apenas 30 minutos. “Todo un récord”, pensó. Y un poco más allá, a pocos
kilómetros vio algo que le heló el alma. Un puente. Bajo él, un
precipicio. El puente, roto. Y el tren se dirigía a velocidad ya de
vértigo hacia él.

“No puede ser verdad; despierta, despierta”, pensó. La mano de ella
se posó calmada sobre su hombro, transmitiéndole una sensación de paz
inmensa. La miró. Estaba allí. Era ella, claro. ¡Cómo podía haberla
olvidado¡. En aquel baño. Sobre el lavabo. La había sentado. La había
besado con pasión. Sus cuerpos muy unidos, perdidos en aquellos besos
en los que él le había entregado todo su corazón, mientras las piernas
de ella le rodeaban para que no se escapara…

Metió la mano en su bolsillo. Una llave. Una llave dorada.
Y se le hizo la luz. Corrió, arrastrándola de la mano, con él. Confía
en mí, le dijo, mientras la llevaba a tirones por todo el pasillo. Tuvo
tiempo de mirar de reojo antes de introducir aquella llave en la
cerradura de la puerta trasera. El puente. Ya estaba ahí. Quedaban
apenas segundos. Con manos sudorosas y nerviosas, giró la llave; sonó
el clac de la cerradura al saltar; los goznes de la puerta. La empujó.
La puerta se abrió. Él la miró, ella le miró. Una mirada cómplice. Una
sonrisa, la de ella, la que recordaba desde el día en que la conoció,
tan limpia, tan sana, tan alegre. Y saltaron en el mismo momento en que
el tren caía al vacío.

Rodaron por la ladera del precipicio, hechos un ovillo, sin
soltarse. Como podía, él la sujetaba, abrazada, intentando evitar que
ella sufriera daño alguno; poniendo su cuerpo en todo instante para
recibir él los impactos de aquella caída brutal. De repente, se
frenaron. Quedó semiinconsciente, y sin embargo, se sentía tan feliz…
Sobre él, ahora, sólo estaba un cielo estrellado, de un azul infinito,
de una pureza blanca, de una esperanza de tonos verdes, de un rojo
ardiente y apasionado. Y hasta sus oídos llegó el rumor de unas olas
rompiendo quedas en la playa. Un nuevo delirio, un nuevo recuerdo.
Sintió la mano de ella acariciándole el rostro…

Abrió los ojos. Despertó. Desorientado, sin girar la cabeza, miró a
su alrededor. Pudo ver la copia que había adquirido un mes antes del
famoso cuadro de “Los Girasoles” colgado en la pared de enfrente. En el
techo, la lámpara resplandecía, recién encendida. A su lado, sobre la
mesita de noche, el libro que estaba leyendo: “O llevarás luto por mí”
de Dominique Lapierre. Y aquella mano que le acariciaba el rostro;
aquellos dedos que suavemente le apartaban el pelo de su frente, con
tanta dulzura, con tanto amor. La miró, y encontró de nuevo aquellos
ojos tan expresivos, aquella sonrisa tan alegre, observándole con
ternura.

Al fin habían despertado juntos. Al fin aquella noche habían podido
estar juntos. Habían cenado fuera, y después decidieron irse a la
discoteca a bailar un poco. Allí, entre luces de neón, copas y bailes
muy sensuales, la pasión se despertó. Se dirigieron al baño y allí
hicieron el amor como locos. Cansados, salieron de la discoteca, y se
marcharon a la playa por donde pasearon a la luz de la luna, bajo aquel
cielo estrellado con el que había soñado, tan azul, tan intenso.
Tumbados en la arena, hablaron sobre ellos, sobre su pasado, sobre su
presente, sobre su futuro. Sus vidas habían sido como un tren desbocado
que no podían controlar. Siempre entregándose en cada movimiento, pero
zarandeados por tantos sueños perdidos, enjaulados, encerrados en sus
propios acontecimientos; acercándose cada vez más al precipicio.
Hablaron de esos mismos sueños, de un futuro, de libros, de explorar
nuevos mundos, de viajes, de Venecia, de París, mon amour, de China.
Allí sobre la arena, entre lágrimas de alegría, ella se tumbó sobre él,
sus pechos unidos, desnudos ambos, y le besó largo y profundamente.

… Mientras le apartaba el pelo de su frente, allí en la cama, acercó
sus labios sobre los suyos, y le depositó un beso corto y dulce; se
acercó a su oído, y le susurró:

“Has acariciado mi mente, despertándola y llenándola de emociones
nuevas… mi Marco Polo… mis secretos te esperan. Tú eres el poseedor de mi llave dorada“.


 thort.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

ERES

Posted on 17 mayo, 2009. Filed under: MIOOOOOO |

Mi ángel…
Tanta dulzura desprende tu mirada,
tanto amor existe en ti para entregar,
que no quiero alejarme ni un momento,
contigo vive mi felicidad.

Mi niño…
Compartes tus sueños y fantasías
con tanta inocencia que me enamoras.
Buscas cariño y esta alma mía
ruega ser la única a la que adoras.

Mi hombre…
Tus fuertes brazos me impiden caer.
Por ti, mi pecho respira seguro.
Tus palabras tiernas acarician mi ser.
Tu calor vuelve luz lo más oscuro.

Mi amigo…
Guardo en ti todos mis secretos.
Se que no existe escondite mejor.
Tus consejos aclaran mis dudas.
Tus abrazos alejan de mí el temor.

Mi amante…
En ti se mezcla la pasión y el amor de tal manera
que creas a tu alrededor un paraíso terrenal,
donde todo se permite, pues no existen barreras
sino corazones con ansias de amar.

Así que

Eres mi ángel, mi niño, mi hombre,
mi amigo, mi amante ideal y perfecto.

Mucho deseé tenerte tan cerca
Mucho ansié decirte “Te quiero”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

FELICIDAD

Posted on 17 mayo, 2009. Filed under: MIOOOOOO |

Un soplo de aire fresco
llegó a mi encuentro esta mañana.
Despertó mis sentimientos
dormidos hace ya tiempo,
envueltos bajo mil capas.

Poco a poco consiguieron
traspasar tales murallas.
Y llegando a mi vientre primero
un turbador cosquilleo
crearon desde la nada.

Fueron luego recorriendo
palmo a palmo mi piel cansada,
trayéndole sin decoro
preciosas caricias de oro
que un súbito deseo le regala.

Esta brisa que con el alba
llenó de brillo mi mirada
también es para ti si deseas
y abres tu alma a su llegada.

Respira hondo si te rodea.
Cierra los ojos dando las gracias.
Y no intentes sujetarla
si quieres que vuelva con la alborada.

La felicidad son momentos.
Y recordarlos nos alegra el alma.
Vivamos plenamente cuando llegan.
No te preguntes el porque de nada.

No miremos, sino disfrutemos.
No pensemos, sino sintamos.
No abandonemos la vida,
que ya nos tocará marcharnos….

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

AMOR BAJO LA LUNA

Posted on 17 mayo, 2009. Filed under: MIOOOOOO |

Me dice la luna con su mirada serena y oscura

que la noche siempre me acompaña


que los sueños me llevan presa de locura


de un amor desconocido, oculto en mis entrañas

Me dicen las estrellas con su brillo alegre y animado

que amanecerá un nuevo día


que lucirá un nuevo sol para un corazón desesperado


para llenar un alma hastiada por falta de dichas y alegría

Me dice tu mirada tierna y profunda

que tu eres mi luna, mi estrella y mi sol apasionado


quien de alegrías mis días inunda


quien libera mi corazón preso por aquel amor desesperado…

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

ENCANTO

Posted on 16 mayo, 2009. Filed under: Música |

ENCANTO…

Union Celestial que libera el encanto
saetas de magia, ninfas, ternuras en flor…
besos gloriosos, entonando mìstico canto,
se abrasan y renacen en su mismo ardor.

Rindiendo al èxtasis sensual pleitesìa:
caricias y làgrimas, labios y agitaciòn,
comuniones etèreas, noches de fantasìa…
¡Esclavos de una voluptuosa conmocion!

Las manos enlazadas a un mismo deseo.
Los deseos enlazados a un mismo fervor.
Un encuentro humano, hermoso y cierto,
bendecido en la gloria de nuestra pasiòn.
Fabiàn Ruiz

NO ME DOY POR VENCIDO…

Me quedo callado

Soy como un niño dormido

Que puede despertarse

Con apenas sólo un ruido

Cuando menos te lo esperas

Cuando menos lo imagino

Sé que un día no me aguanto y voy y te miro



Y te lo digo a los gritos

Y te ríes y me tomas por un loco atrevido

Pues no sabes cuanto tiempo en mis sueños has vivido

Ni sospechas cuanto te nombré



Yo, yo no me doy por vencido

Yo quiero un mundo contigo

Juro que vale la pena esperar, y esperar y esperar un suspiro

Una señal del destino

No me canso, no me rindo, no me doy por vencido



Tengo una flor de bolsillo,

Marchita de buscar a una mujer que me quiera

Y reciba su perfume hasta traer la primavera

Y me enseñe lo que no aprendí de la vida

Que brilla más cada día,

Porque estoy tan sólo a un paso de ganarme la alegría

Porque el corazón levanta una tormenta enfurecida

Desde aquel momento en que te ví…



Este silencio esconde demasiadas palabras

No me detengo, pase lo que pase seguiré

Letra de canciòn





Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

DURMIENDO CON LA LUNA

Posted on 16 mayo, 2009. Filed under: Música |

Aquí estoy, entre el amor y el olvido
Entre recuerdos y el frio
Entre el silencio y tu voz

Aquí estoy viendo pasar los segundos
Viendo pasar los minutos
Viendo pasar el amor

Aquí estoy con la sonrisa fingida
Que me dejo tu partida
Como un verano sin sol

Aquí estoy
Sin la mitad de mi vida
Un callejón sin salida
Viendo la vida pasar

Aquí estoy cantándole a la fortuna
Soñando con tu cintura
Con lo que nunca será

Aquí estoy enredado con la duda
Durmiéndome con la luna
Despertando con el sol

Letra de canciòn

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

CON LA LUNA MENGUANTE

Posted on 16 mayo, 2009. Filed under: Música |

Será el humo del cigarro

Que sostienes en la mano

Y que aspiras por segundos de vez en vez.


Eso debe ser tan magico, increi­blemente tragico

cuando exhalas ese humo al aire.


Me imagino casi con seguridad

que la noche junto a ti es desgastante,

que tocarte es quiza como entender asi­ de pronto el universo;

y no bastan cien vidas para olvidarte…

permanecer eternamente como luna menguante.


Letra de canciòn

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...