¡SOLEDAD!

Posted on 12 octubre, 2008. Filed under: EL BUSCADOR (EL POETA DEL AMOR) |

 
 
 
 

 

¡SOLEDAD!

 

Sólo,

conmigo mismo.

Unido a mi alfombra verde,

un suculento pasto

que así agradece

la magia de las lluvias

que lo aniegan.

 

Como frazada, para el frio,

el sol de tu recuerdo

entibia mi alma.

 

 

Casi ningun ruido escucho

de mundo moderno.

Algun motor lejano se queja

al subir la cuesta.

 

Un viento suave

incita a las hojas de los eucaliptos

a bailar como cuando caminas.

 

Las lagartijas, cachoras,

en placentera pose, asoleándose

y tras la caza de algun insecto descuidado.

 

Una turbonada,

y escucho el cantar del viento.

Ahí viene tu lejana voz

que hasta mi la trae.

Presto más atencion para oir

sus diferentes notas.

Como un torrente

que viene en cascada.

 

Ahora un suave silvido.

Tambien como correr de agua.

Es mi hermano, el viento,

que trae y lleva

nuestros mensajes.

Con intuición y telepatía,

 a veces,

y con impulsos electrónicos en otros.

Estamos inmersos

en esa esfera de la vida, microscópica,

infinita.

En la que cada uno de  nuestros electrones

es parte de ella.

Nosotros tambien lo somos.

 

Una brisa que cubre mi cuerpo

me hace suspirar muy hondo.

¿Dónde estará ella?

¿Qué estará haciendo?

¿Se acordará de mi, como yo?.

 

Son las 13;30 horas del centro.

El sol inunda mi rostro

y muevo la blanca hoja

para escribir en la sombra.

Y no me deslumbre su color.

Mientras  fluye lo que sale de mi corazón.

Un descanso,

un sorbo de te de canela con clavo,

jenjibre, sabila

y no se que más.

 

Tiempo variable

calor en un momento,

 el frio que llega de repente.

Asi es mi propia naturaleza,

sube y baja

como las olas de tus playas,

de tu mar.

 

Algo me pica.

La sal sudada por la temperatura

de mas de 30 grados

o algun insecto diminuto,

que no distingo, pero

 que invado su morada.

 

¿Y si estuvieras aquí?

Sentada o recostada junto a mi.

Ocuparia ponerte algún.

dicen ahora,

protector solar.

O una sombrilla.

O un sombrero.

 

Una abeja llega a mi vaso

atraida por el sabor y olor

a miel

con la que endulzo mi bebida.

Su piquete es doloroso,

ya me ha tocado.

 

Tu ausencia,

es algo así.

Como un dolor no físico,

Una falta, una carencia,

Algo que me tiene incompleto.

Te miraría.

Mis manos recorrerían tu cara.

La acerco, y un tierno beso

vuela a tu boca.

Me sabe salado,

como el mar a donde vives.

Tambien dulce,

por el amor, el tuyo y el mío.

 

Tu cercanía me completa.

Veo tu figura, tu cuerpo.

Me gusta, lo deseo.

En tu mirada también

adivino tu entrega,

de tu alma,

de tu cuerpo.

Estamos juntos

mientras el sol nos brinda

 su compañía con calor.

 

Tengo sed,

mucha sed.

No se si de ti,

o de agua.

Es lo mismo.

Cuando se ama,

siempre hay sed

del ser amado.

 

 

Te tomo de la mano

y nos levantamos.

Te abrazo por tu talle,

te recargas en mi hombro

y empezamos a caminar.

Vamos a beber el agua

para quitarnos la sed,

de la garganta y del alma.

 

El buscador. 11-10-08.

 

  
 

 
 

 
Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: